jueves, 16 de diciembre de 2010

8





Querida Arianne:

Lamento tener que decirte estas palabras que tal vez te llenen de tristeza, pero no sabes la falta que me haces, no tengo a quién hacerle semejantes confidencias… eres mi única confianza.

Como te dije, hemos ido al teatro hace algunas noches, con Lucien, Claire y Julien. Ella y él se pasaron hablando toda la obra mientras Julien y yo mirábamos como posesos la perfecta interpretación de Cosette, ¿Recuerdas? Esa actriz que tanto te gusta. En un momento, el más romántico de todos nos quedamos solos y él tomó mi mano con fervor ¡Ay! Querida, no pude detenerlo, en el palco a oscuras me susurró algunas palabras que no termino de comprender… no me atreví ni a preguntarle ni a apartarlo. Enseguida llegaron Lucien y Claire muy animados, ella sonrió al ver mis mejillas rojas, pero debo agradecer a la providencia que haya hecho comentario alguno. Al salir, pidió llevarme del brazo a Lucien, él asintió sin reparos y tomó a su hermana amablemente, a veces es tan bueno ayudándome a trabar amistad con ella, se lo agradecí, mi sonrisa lo hizo.

No sabes la esperanza que me da el saber que estás sintiéndote mejor en ese lugar tan nevado y pensar que podré verlo pronto, Lucien ha retrasado su viaje a Inglaterra y creo que podremos discutir el viaje una vez más. Debería reprenderte por esos momentos tan apasionados ¿cómo dejas que te toque así? Comprendo que será tu marido en breve, pero si sigues tan dadivosa podría rechazarte… lo sabes, ¿Cuántas veces debo decirte?... pero no puedo, no estoy libre de manchas… y no hago más que pensar en él y en su mano tibia, en su brazo augusto, en su sonrisa de aire y su voz de barítono. Pero, lo poco que queda de orgullosa mujer casada te reprende… por favor, cuidate.

No me ha gustado que te llame reina de los muertos, dios, ahora empiezo a creer que ese hombre es horroroso, no deberías permitirlo, es insultante. La verdad, no sé que ya no puedo hacerme una clara idea de él, pero si será tu marido mejor que vayas acomodando un poco las situaciones. ¿se lo dijiste a tu padre? Te lo recomiendo. Como reitero que no deberías verte a solas y así con él ni tener esos pensamientos que rayan lo pecaminoso. Supongo que para mi ahora valen también esas palabras.

Hoy vendrá Claire a cenar, Lucien la ha invitado, ayer también, está trabajando mucho en nuestra amistad, pero creo que él la atesora un poco más que yo, al menos y aunque sea extraño no se irá pronto y me mantiene ocupada con sus ocurrencias y me compra cosas bonitas.

Deberías irme contando algunos preparativos de la boda, así despejo mi mente de este extraño que ahora ocupa mis días… ¡es tan difícil y tan extraño no entender que está mal! No sé por qué así lo siento, pero no puedo evitarlo, desearía que él sea mi confidente, pero los hombres no pueden hacerlo. Si lo conocieras… Debo dejar de pensarlo.

Creo que esta emoción que notas no es nada bueno. Si sólo estuvieras aquí…

Con Cariño,

Camille.
martes, 14 de diciembre de 2010

7


Camille, querida mía:

Deberías ver las vistas desde mi ventana, un paisaje nevado, lleno de árboles gélidos y lagos congelados. Montañas y montañas de árboles. Amanece, apenas he dormido.

No he podido evitar responderte en cuanto he leído tu carta. Me ha alegrado tanto sentirte tan alegre y vivaz.

Advierto algo diferente en tu última misiva, por primera vez, te siento emocionada. Lucien, siempre sosegado, cordial y dentro de la medida de lo educado, incluso en casa contigo, parece despertar de un sueño querida.

Me alegra que hayas encontrado en Claire una amistad mejor que la mía, que de momento te resulta inútil para tus necesidades diarias.

En cuanto a ese señor Julien, por favor, no le pierdas la pista, no tengas miedo de la admiración que le profesas, te conozco y sé que temes... pero creo que te hace bien. Espero sigas escribiéndome sobre él.

Mi querida amiga, en un par de semanas será ya mi boda, y espero que vengas, con madre, o con Lucien, pero ven.

He de decirte que he averiguado qué significa ese nombre, aunque creo que no te gustará; a mí me desagrada por más que lo pienso, pero la forma en la que me lo dijo me resultó muy romántica.

Anoche me levante sedienta, y como los sirvientes aún son incapaces de entenderme, me negué a recurrir a padre; así que con mi candelabro, salí en busca de la cocina para poder beber un poco de agua. Pasaba frente al dormitorio de Otso cuando abrió la puerta y me miró con esos ojos, sus ojos.
No grité, pero quise hacerlo, creí que me devoraría, pero sopló la única vela de mi candelabro, y me introdujo en su alcoba.

Sí, estoy segura de que ahora profesarás una exclamación a medida que estás leyendo mi carta, pero sigue....

Me abrazó, todo él, grande y frío. Me abrazó como si me fuera a romper, y susurró ese maldito nombre. "Tuonella". Me sentí hundida en ternura y le respondí "Dime... ¿Qué significa ese nombre?" Era tan cálido, tan acogedor... que creí que era otro hombre y no él, "¿Estás segura de que quieres saberlo?" me dijo. Yo sonreí, "Sí me vas a llamar por ese nombre y no por el mío propio.... me gustaría saber por qué". Y se quedó allí, callado, abrazado a mí, contra la puerta de su alcoba.

"Tuonella es el nombre del reino de los muertos." Iba a protestar cuando me tapó los labios "tu pelo tiene el color de las llamas, rojo... rojo... y tus ojos negros... jamás había visto algo tan hermoso..."

¿Es el amor una fantasía o un fervor?

Estoy exhausta.

Con cariño:

Arianne
martes, 7 de diciembre de 2010

6


Querida Arianne:
¿Ya ves que todo va mejorando? Tal vez sólo malinterpretas a ese pobre hombre, quizás sus costumbres y no su mal carácter sean el fruto de lo que temes, ya ves que has tirado los platos y no ha dicho nada… cierto que es que Lucien tampoco lo hubiera hecho, pero, sabemos que a ál lo mueven otras cosas, más bien la despreocupación… Tu padre siempre haciendo tan maravillosos trabajos a tu bien, por eso es que creo que deberías darle a Otso una oportunidad.


He hablado con Lucien por tu boda y el viaje, dice que no sabe si va a estar disponible en esas fechas, pero que tal vez pueda viajar con otra compañía, honestamente me preocupa que no quiera acompañarme, mas espero poder ir de alguna u otra manera, tu descripción del frío y de las gentes me ha dado mucha curiosidad, sin olvidar que quiero estar a tu lado en un momento tan importante como ese. Tu madre me ha contado que, como también me has dicho, irá a tu boda… tal vez pueda viajar con ella si Lucien se niega a ir.

Querida amiga, debo reprenderte… ¡las cosas que estás pensando! Sabes que no debes imaginar ni a tu marido ni a ningún hombre en la cama! ¿Cuántas veces debo decirtelo? Mas… no puedo hacerlo, pues la vergüenza empaña mis letras. Has leído lo que he tratado de ocultar sobre Julien… y eso no es todo.

Como te dije, Lucien planeó una cena en la casona con Julien y su hermana, Claire, una niña de muy buenos modales y adorables cabellos rizados, tendrá unos años menos que nosotras, como mucho, ayer ha venido a tomar el desayuno con nosotros, sí, nosotros, milagrosamente Lucien se nos unió sin aviso, creo que ella será una buena amiga ahora que ya no estás… Perdona los rodeos, es que me aveguenza mucho… pero Julien ¡Qué caballero!. ¡Qué educación!, ¡Qué porte! Sus modales y su amabilidad han sido infinitos, su elocuencia nos ha superado ampliamente.

Recuerdo y me sonrojo… justo cuando Lucien se dio a sus tabacos una vez más y yo salí al balcón, su hermana se quedó en el salón pero ¡él me siguió! Hablamos de poesía, de teatros y obras, de novedades científicas… ¡es tan prodigioso y osado! ¿Puedes creer que se atrevió a rozar mi mano? Fui poca dama, no referí a nadie del hecho, lo sé, pero no lo tomé a mal, no creo que haya sido más que un signo de amistad o un accidente. ¿No crees? No hay entonces por qué tomarlo a mal.

Julien también me comentó que pronto se estrenará una nueva obra, pediré a Lucien que me lleve antes de parir nuevamente, ha dicho que saldrá esta misma semana, se ha puesto un poco contento con mi nueva amiga, Claire, incluso la invitó nuevamente esta tarde, creo que al fin de ha dado cuenta que estoy muy sola y es un alivio.

Ahora debo irme a encargar unos nuevos vestidos, he convencido a Lucien de que mi ropa no es suficiente y gracias a un bello comentario de Julien hasta logré que me acompañe su hermana.

Por favor, trata de averiguar qué significa esa extraña palabra, verás que es algo bello, yo creo que tu padre, que tanto te ama, sabe que esto es lo mejor para ti.
Con Cariño.


Camille.
P/d: Lucien ha accedido a ir al teatro, Claire se lo ha pedido luego de llegar con los encargos de los vestidos y él no ha podido negarse, también llevará a su hermano… ¡Estoy tan dichosa! Y debo decir en mi defensa que es por la obra.
miércoles, 1 de diciembre de 2010

5



Querida Camille:

Esperaba que me llamaras exagerada, he sonreído cariñosamente al leerte... esperaba eso de ti, necesitaba tu aplomo, tu valor y tu paciencia en éstas situaciones. Las necesitaba fervientemente querida mía.

Ya estoy más tranquila, no sé por qué, pero éste hombre parece más gentil y amable conmigo. Creo que padre ha mantenido una conversación con él después de lo sucedido la otra noche: por error, cenando, terminé tirando un par de copas al suelo y Otso se levantó repentinamente. Me asusté tanto que grité y me tapé la cara como un animal acorralado. Quizás fui muy exagerada. Pero tenías que haberlo visto, tan grande como es, tan fuerte.... y yo tan pequeña, ya sabes cómo soy. Se marchó pensativo y no volví a verlo en un par de días. A la mañana siguiente había un ramo de flores, metidas en un jarrón, esperando en mi mesilla de noche. ¿Es esto algo romántico? Creo que prefiero odiarlo, y tenerle miedo que amarlo. No quiero amar a alguien tan rudo… No quiero.

Su mirada me sigue inquietando, y me ruborizo cuando escribo esto pero creo que la noche de nupcias, éste hombre me devorará como un animal. ¡No te escandalices por mi proclamación! Siempre que digo alguna barbarie poco digna de una dama me reprendes…. Pero ahora está justificado porque dentro de poco seré la mujer de un bárbaro. Acostúmbrate.

Padre me ha comunicado que no se marchará hasta que nos casemos y que madre vendrá a la boda. También me ha dicho que está enseñando a hablar francés a algunas criadas para que no me sienta tan sola. Me siento mal con él, mi supuesto bienestar le da muchísimo trabajo.

Querida, siento decirte que lo me comentas sobre Lucien no es algo fuera de lo común, siempre me has hablado de ello, aunque en tus letras siento cierta amargura que a viva voz habías logrado dominar y disimular. Me apena imaginarte desayunando sola ¿Recuerdas las mañanas en las que acudía sin avisar a tu casa para que desayunáramos juntas? Necesitas otra amiga como yo que haga eso y te saque de casa y de los quehaceres... Promete que buscarás alguna. Odio verte tan aburrida.

¿Madelaine? ¿La mujer del conde? ¿Otro hijo? Dios mío.... ¿Tres? ¿Pero cuánto hace del último? apenas un año...

Así que Julien... siento advertirte que he podido leer la palabra tachonada y que no te guardo rencor. Conociendo tus gustos, o lo que he podido dilucidar de ellos, advierto que será un hombre muy apuesto... Pero no diré nada, aunque me encantaría preguntarte sobre él, y sobre qué tal fue la noche y qué tal es su hermana.... pero no lo diré, fingiré que no he leído la palabra tachonada si lo prefieres así.

Por favor Camille, dime que vendrás a mi boda, nada me haría más feliz.
Con cariño:


Arianne

P.D.: Sigo sin sonsacarle qué significa ese nombre por el que me susurra. Ni siquiera me nombra cuando se refiere a mí, solamente me susurra ese nombre y yo tengo que responderle. Lo odio. En mitad de mi misiva, ha irrumpido en mi alcoba sin llamar antes a la puerta o anunciarse y me ha susurrado ese maldito nombre: “Tuonella… dime… a quién escribes”. Con su voz grave y esos ojos…. He procedido a explicarle que escribo a mi amiga Camille, me ha dicho “perfecto” Y se ha marchado.

No te pierdas estos bailes:

Etiquetas

Visitas

Seguidores

Personajes

A continuación la aparecía de los personajes que aparecen en la historia:

Otso

Otso
(Eicca Toppinen)
Con la tecnología de Blogger.

Autoras

  • Menghapus Goresan Dari Lantai Kayu - Berikut adalah beberapa alasan mengapa banyak kehangatan dan tekstur ke kamar. Hal ini juga akan menghilangkan masalah yang disebabkan oleh goresan lant...
    Hace 8 meses
  • ~**~ - *Podrás infligir en mi corazón una herida mortal, podrás cercenar mis alas, incluso podrás sellar mis parpados.* *Pero nunca, nunca podrás poseer mi voz,...
    Hace 2 años