miércoles, 6 de julio de 2011

Historia - 11ª Parte




El suspiro de Camille se extiende hasta llegar a Arianne, que suspira también. La mira preocupada. No sabe qué decirle, así que guarda silencio unos instantes, inspeccionando la expresión de su amiga. Advierte tranquilidad... pero eso no hace desaparecer la preocupación.

- Lo siento, siento mucho haberte dejado sola en ese mundo tuyo tan recluido, lamento que no hubiéramos hecho otras amistades, para acompañarte en éstos momentos. - Sonríe pensando en alguna estrafalaria joven que conocieron en el teatro, sonríe, imaginando todas aquellas veces que se reusaron a otras compañía femenina que la mutua. Todas ellas tan arpías... - Deberíamos haber hecho más amigas de confianza. Claire no me gusta, no entiendo por qué Lucien sale siempre que está ella y te ha dejado tan sola todos estos años ¿De repente le gusta el teatro? Esconde algo que no me gusta. - Teme mirar a su amiga así que se mira las manos, no puede permitirse silencias su lengua, no lo hará; - ojalá hubieras conocido a ese muchacho tiempo atrás. Te veo, miro tus ojos cuando hablas de él, leo tus palabras cuando escribes sobre él. Veo todo eso que no vi el día de tu boda. ¿Lo recuerdas? Pregunté, infinitas veces, si estabas segura; y aunque ahora no sirva de nada, (y créeme, no te lo reprocho), sigo sin comprender por qué te casaste con ese hombre.

Arianne deja de mirarse las manos, esto sí se lo va a decir mirándola a la cara.

- Pero no importa, todo eso no importa porque ya ha pasado, ya está hecho, no tiene remedio. Sin embargo, hay cosas que sí lo tienen. Julien es un remedio. ¡No! ¡No! permíteme terminar, ya sé que me vas a regañar, que es una locura, que jamás harías eso... - Arianne sonríe con tranquilidad, Camille la mira, y por sus ojos, sabe perfectamente lo que va a decirle. - No dejes de ver a Julien, déjate llevar, deja que todo se desarrolle cómo deba desarrollarse. No lo fuerces Camille. No niegues las cosas, ese hombre te ha hecho sentir más ilusión en un maldito gesto que tu marido en varios años. ¡Camille! ¡Estás loca! ¿Cómo vas a dar la espalda a eso? Date un respiro, permítete sonreír, ilusionarte. Date una oportunidad Camille, por favor.

Queda en silencio, escrutando los ojos de su amiga, esperando su alarma, su reprimenda; esperando su sorpresa y su negación.


1 Cuchicheos:

Marcos Callau dijo...

Buen consejo el de Camille. Aunque no deje últimamente comentarios sigo atentamente esta historia. Saludos.

No te pierdas estos bailes:

Etiquetas

Visitas

Seguidores

Personajes

A continuación la aparecía de los personajes que aparecen en la historia:

Otso

Otso
(Eicca Toppinen)
Con la tecnología de Blogger.

Autoras

  • Menghapus Goresan Dari Lantai Kayu - Berikut adalah beberapa alasan mengapa banyak kehangatan dan tekstur ke kamar. Hal ini juga akan menghilangkan masalah yang disebabkan oleh goresan lant...
    Hace 10 meses
  • ~**~ - *Podrás infligir en mi corazón una herida mortal, podrás cercenar mis alas, incluso podrás sellar mis parpados.* *Pero nunca, nunca podrás poseer mi voz,...
    Hace 3 años